27 dic. 2011

2-El chico nuevo

Me dí la vuelta y me encontré cara a cara,por primera vez en todo el día con el chico nuevo.Aparté la mirada y me volví a dar la vuelta.Ahora toda la clase observaba mi dibujo.Con la cara como un tomate volví a mi sitio,pero antes siquiera de haber dado un paso,alguien me sujetó del brazo.Cuando me volví me encontré otra vez con el chico nuevo.
-Dibujas muy bien-dijo mirandome a los ojos y sonriéndome.
-Gracias-le contesté encogiéndome de hombros.
-Alex,querido,¿qué haces?-de repente como salida de la nada,apareció Jessica con su carita de Barbie sin cabeza.-Ah,estas con la rarita,déjala,no merece la pena.
Odioaba que me dijera eso,me quité de encima a Alex_el nuevo y volví a mi mesa.Saqué el lápiz de carboncillo y me puse a dibujar lo primero que se me pasó por la cabeza,un árbol.
-Angelina lo haces mal-me reprendió en profesor-le das demasiado fuerte.Los trazos más suaves.
-Se trata de un árbol con ramas gruesas,hay que darle fuerte-seguí con mi táctica hasta que,suspirando,se fue.Me conocía bien,al fin y al cabo me había dado clases 2 años seguidos.
-¿Dibujas lo que se te pasa por la cabeza,o simplemente dibujas lo que ves?-otra vez el nuevo.
-Dibujo lo que se me pasa por la cabeza,no hay nada malo en ello-evité mirarle a los ojos,pero me subió la barbilla para que le mirase a la cara.No pude evitar ruborizarme,eran unos ojos muy profundos y hermosos.
-Mmmm,tienes unos ojos preciosos-comentó.
-No hay nada de hermosos en unos ojos marrones oscuros-objeté.
-Claro que si,solo que la gente no los aprecia.Le retiré la mano y recogí mis cosas justo cuando sonaba la campana y aparecía Jessica.Cuando iba a salir por la puerta,oí su voz diciendo:
-Me llamo Alexander.
No me volví,sólo dije a media voz:
-Yo me llamo Katherine.
-Hasta pronto Katherine Angelina.Ya nos veremos.Me podría haber girado,podría haberle dicho que ya no teníamos más clases juntos,que yo supiera,pero no lo hice,sino que seguí andando sin detenerme,dejando atrás a Jane,y sin pararme hasta entrar en el servicio,sentarme en el retrete,y tocarme el pecho,donde mi corazón latía desenfrenadamente.El problema era que no sabía qué era ese sentimiento.






















































































1. El dibujo

-Cuando pasas de los tíos eres lo peor-me dijo Jane.
-Es porque ahora sólo puedo pensar en que mañana van a empezar a vender El Prisionero del Cielo,y estoy nerviosa porque no se si comprarme ese o el de Marina-le contesté.Era tal mi afición por los libros que me gastaba todos mis ahorros en libros,y luego sacaba buenas notas.
-Bueno,pero a este lo tienes que ver,y ni los libros te van a parar cuando explotes de la emoción,porque alegra la vista ehh.Suspirando,miré hacia donde su dedo moreno yperfecto señalaba.Habíamuchas animadoras y jugadores alrededor de no se qué persona.Levantando un poco la cabeza pude distinguir a una cabellera negra.
-Vale muy bien,pero por si no te has dado cuenta,ahi estan todos los pijos.Da igual,te apuesto algo a que le da un plantón a la guarra de Jessica-dijo poniendo cara de asco y volviendo a levantar la cabeza para intentar observar un poco más.Jessica era la animadora estrella de nuestro instituto.No sabiamos como pero el ser una guarra la convertía en el puesto número 1 de los jugadores.Estos habían creado una lista en las que ponían a todas las tías del instituto en un puesto,y se las jugaban.A mi personalmente me parecía una tontería pero a Jane ,que se había planificado cada segundo que viviría en el instituto en estar en algún puesto de la lista.
-Vamos ya a clase que toca dibujo-le tiré del brazo y la encaminé por la fuerza a la clase.Me encantaba dibujo,era mi asignatura favorita,lo poco que se me daba bien.Era bastante buena,pero Jane la odiaba porque no se le daba bien dibujar nada.Cuando entramos lo primero que ví fue al chico más guapo que había visto en mi vida.Ahora sabía porque había tanto alboroto.Era moreno,alto,de piel pálida como el mármol y ojos negros.Dejé de mirarle y me dirigí a la mesa del profesor.Estaba mirando la pared,y cuando me acerqué,ví el dibujo que había tirado en la papelera el otro día,y que se ve que había recogido y pegado a la pared con una chincheta
-Profesor,¿pero que hace ahi mi dibujo?-le dije mirando acercandome al dibujo.
-Simplemente me parece sublime,y por eso lo he pegado.Buen trabajo-dijo dandome una palmada en el hombro-¿en qué te inspirastes para dibujarlo?
-Lo ví en un sueño que tuve-me acerqué más y lo contemplé.Había dibujado a una mujer con un vestido blanco que se ondeaba al son del viento.Su pelo tapaba gran parte de su cara.El vestido era de palabra de honor,por lo que dejaba al descubierto sus hombros y brazos pálidos.Estaba en un prado lleno de nubes negras,estaba mal cuidada la hierba,y el sol asomaba débilmente por el horizonte.Pero de todo ese paisaje,lo más hermoso era que de su espalda asomaban dos alas grandes y emplumadas.De lejos podián parecer blancas,pero no tenían un color caracteristico,eran de muchos colores.La chica me recordaba a mi misma a pesar de que no nos parecíamos en nada.
-Asombroso-oí que decía el chico nuevo.

26 dic. 2011

Prólogo

Sujeté la copa entre mis manos,solo yo tenía el poder de acabar con todo eso,sólo yo tenía la llave de mi destino.Miré por última vez a los de mi alrededor,recordando todo lo que había pasado,lo que había vivido.A la mayoría de la gente reunida en esa sala ni siquiera la conocía,pero pude ver en sus miradas que lo que pasaría a continuación era lo único que les importaba,y no que vida se pudiera dar a cambio.Con tristeza acerqué la copa a mis labios,y justo cuando iba a beber,oí la voz que tanto me gustaba.-¡Katherine,no lo hagas!-.Era Graciel,mi Graciel,que aparecía por la puerta dispuesto a detenerme.-Debo hacerlo-le dije con una sonrisa de tristeza y cansancio,solo como yo sabía ponerlas.-Te quiero-oí que decía antes de cumplir lo que decían los escritos,lo que sólo yo podiá hacer,el fin de mi muerte y la conversión de otro ser más hermoso y poderoso. 
Técnicamente.


-¿Dónde estoy?-mi voz sonó como un eco lejano.
Me encontraba en un valle de hermosa hierba verde.Todo tenía un brillo extraño que hacía que todo pareciera un sueño.
-En lo intermedio-me respondió alguien.
Me dí la vuelta y me encontré con una ancianita de rostro amable y surcado por arrugas.Su pelo era cano y sus ojos azules.Era mi abuela.
-Abuela...pero,tu estabas muerta-me levanté y retrocedí.
-Todo a su tiempo-se dió la vuelta-sígueme.
Dudé,pero al final la segi.De repente nos encontrábamos en un pequeño pueblo.La gente pasaba a nuestro lado sin inmutarse de nada.
-Veras-dijo mi abuela-este es el mundo intermedio,el lugar a donde van las personas que todavía no han cruzado al otro lado.Una vez que mueres,se te aparece un ángel,Azrael,que es el encargado de velar por las almas y cuidar por ellas.Él te dice si vas al infierno o al cielo-me pareció que mi abuela se volvía más joven.Serían imaginaciones mías.
-Lo que has hecho,Kathe,está muy mal,pero si no lo hubieses hecho,ahora no estarías aquí-entramos a un especie de templo,era enorme,y de mármol-desde aquí,la gente puede observar a lo humanos,pero sin intervenir.Hace que no olvidemos quiénes somos y de donde venimos.
Nos acercamos a una especie de fuente.El agua que emanaba era cristalina y tenía un brillo trémulo.Mi abuela rozó la superficie de ésta con un dedo,y al instante aparecieron imagenes.Iba a acercarme más cuando me lo impidió:
-No estás preparada para verlo todavía,quiero que me digas lo que has estado viendo desde que aparecieron ese angel y el demonio en tu vida.
Le relaté todo lo que había vivido,y cuando terminé,me miraba muy pensativa.
-Acércate-me instó.
Y lo que vía continuación no lo olvidaría jamás.

25 dic. 2011

Sinopsis(todavía no tengo el título)

Katherine es una chica normal y corriente.Saca buenas notas,tiene un grupo de amigas,incluso hace deporte.Viste como quiere,es cariñosa y aunque a veces es un poco fría con la gente,y dice muchas veces lo que piensa,causando dolor por parte de los de su alrededor,en el fondo es atenta y una amiga muy fiel.Pero todo cambia cuando por error realiza una plegaria que la llevará no solo a una guerra forjada hace millones de años,sino a encontrarse con su propio enemigo,su otro yo.Y ni siquiera su ángel guardián podrá hacer nada por evitarlo.