26 feb. 2012

Butterfly Kisses sorteo del libro:El silencio se mueve.

Hola bloggers,bueno hoy voy a ser breve.Me he apuntado a otro concurso de Butterfly Kisses,y en este sortean el libro de  El silencio se mueve de Fernando Marías.Bueno,pues tiene que estar muy bien.Un beso y si queréis saber más del concurso,del blog,del libro o queréis participar en el concurso,a la derecha,arriba,tengo el banner para que vayáis directos al blog.Un beso;)


Cap.2:Luces;Garras en el alma

Si estoy muerta,¿cómo es que oigo ruidos?Debería abrir los ojos.Debería.Lentamente los abro,o al menos lo intento,pero una luz cegadora y blanca me lo impide.¿Estoy en el otro lado,o solo tengo que cruzarla para estar allí?Vuelvo a abrirlos.Esta vez no me daña.Es agradable.Blanca,de muchos colores más bien.Y me siento genial.Doy un paso,otro.Ya casi estoy,pero algo me lo impide.No llego,no puedo...
-¡Ahh!-algo me empuja hacia atrás,mi voz, sólo el eco de algo que no llega a oirse-¡Mierda!
Y de repente caigo,o floto más bien.Menuda luz.En el colegio te enseñan que si la cruzas,ves a Dios,y no me dejan ni cruzarla.Caigo,rápido,luego despacio,lentamente.Y de repente todo se vuele oscuro.


-Hija,¿me oyes?-una voz cercana,alguien me coge la mano.Aprieto un poquito.Me duele.
Debería abrir los ojos.Pero no puedo.Oigo pasos,voces,y la mano me suelta.Noto frío por todo mi cuerpo.


-¿Se a movido?
-Anna eso es imposible,está en coma e inconsciente.
-Jack,me ha apretado la mano,sé lo que digo.
Los padres de Emma se alejan lentamente.Están cansados,llevan 3 meses,los cuales iban a ir todos a la playa,sentándose al lado de su hija,y observando cómo sigue inmóvil,blanca como la cal,y en coma.´´Maldito bicho´´,piensa el señor Stan.Está cansado y apenas a dormido.Ya no tiene fuerzas ni para maldecir.Sujeta a su mujer,que parece una muñeca de trapo,que ha envejecido 30 años,y la conduce,lentamente,hacia el ascensor.No le pasaría nada a su hija.Estaba en buenas manos.Y esperó al ascensor,que les conduciría a la cafetería,para tomarse el tercer café,y para,cuando volvieran,ver que su hija estaba despierta,y que les sonreía.Puede.


No soy consciente del tiempo,sólo de los ruidos.Intento levantarme,o al menos abrir los ojos.Pero no puedo.Me cuesta.Vaya vida,quedas un día de verano,y encima de que llegas tarde,te ataca un bicho-lobo-chaval-cosa rara que te muerde,y te mata.O casi.
¡POR FIN!Lentamente,abro los ojos,aunque una luz cegadora me lo impide.¿Otra vez?
Vuelvo a abrirlos,hasta que mis ojos,obligados,se acostumbran al exceso de luz.
-¿Cariño?-una voz me habla desde mi lado-¡Jack,ven rápido,ha despertado!
¿Qué...?¿Cómo...?¿Dónde estoy?Miro a mi alrededor,confusa.Estoy en un hospital,o al menos eso parece.En la habitación hay una cama más,y en ella,un niño,pequeño.Su cama está enfrente de la mía.Tiene una pierna vendada,y me observa.Aparto la vista,me da pena.Al lado mía hay una mujer mayor,de pelo rojizo y piel arrugada.Es hermosa,a pesar de lo cansada que parece.Es mi madre.
-Cariño-sus ojos se llenan de lágrimas-estas bien...creía....creía que no despertarías,que serías un vegetal para siempre.Le sonrío.Me duele todo.
-Vaya, vaya ,vaya-entra por la puerta un doctor-la bella durmiente se ha despertado.
¡Qué sabrá el!Es un hombre de pelo negro y ojos marrón chocolate,de un 30 y tantos,detrás está mi padre.
-Emma...-viene y me abraza,parece cansado-Hija,¿estás bien?
-Ehhh-no se que decir,y me duele todo-¿qué ha pasado?
-Alguien te atacó-mi madre posó su mano en mi frente y me acarició con dulzura-no sabemos cómo,pero te encontramos en la puerta desangrándote.Quien quiera que fue,se tomó la molestia de traerte.
-¿Recuerdas algo?-me pregunta mi padre-¿Qué o quién fue?
Por una parte,si digo la verdad,me tomarían por loca,o que la mordedura me había afectado al cerebro.
-¨Pues vereis,iba yo soltando tacos cuando un bicho peludo,o más bien un chaval peludo,salió de un cubo de basura y me miró con unos ojos rojo sangre,y yo,tonta de mi,me caigo,y de paso la bola de pelo aprovecha y me muerde.Creo que mi sangre es apetitosa¨-debería concluir con un gruñido.
-No lo recuerdo-digo al fin-sólo sé que algo me atacó por la espalda.
¡Tonta!A veces soy demasiado buena.
-Mmmm...-el doctor entrecierra los ojos y me mira de una forma muy extraña-bien vamos a examinarte la herida.
Lentamente me quita en apósito.Duele.
-Vaya,lo tienes muy bien,pero aún así debes permanecer unas semanas más ingresada,hasta que esté mejor.
-Toma Emma-mi madre se saca de su bolso un espejito,y al mirarme,casi se me cae de las manos.
La herida todavía está mal,pero lo que más me impresiona,es que alrededor de ésta(más bien la herida la forma) ,tengo una especie de marca o tatuajes,una media luna,negra,y que en contraste con mi piel,blanca como la cal(esta vez está mas blanca que como la suelo tener)resalta mucho.Pero por lo que parece ser,nadie se da cuenta de que mi herida tiene forma de media luna.¿Qué ha pasado?¿Quién me atacó?Pero lo más importante,¿qué me está sucediendo?



23 feb. 2012

Garras en el alma.Sinopsis

Emma es una chica normal y corriente.Morena,de pelo ondulado y ojos verdes,alta, delgada,torpe y muy dulce.Tiene amigas y una vida normal.Hasta que un día,un suceso,cambiará drásticamente a todo y a todos los que la rodean,y su modo de ver las cosas.

Capítulo 1:Encuentro;Garras en el alma

-Mierda,ya llego tarde-miro el reloj,las 10:00 pasadas.No es que pasase algo por retrasarme un poco,pero el caso es que mis padres se preocupan mucho.Siempre me pasa lo mismo,me enrollo con las demás y luego de noche,sola,y a saber con qué me encuentro en algún callejón.Doy la vuelta y me encuentro en una calle iluminada por una sola farola.Me queda un poco.
Mi barrio está frecuentado por viejas,o abuelas,como dice mi madre que diga,que no tienen mejores cosas que hacer que mirar dentro de las casas,por la ventana que esté abierta.Me doy más prisa,todo lo que me permiten mis piernas.De repente oigo un ruido.Miro detrás mía.No voy a hacer como las de las películas,no voy a preguntar quién es.Me doy más prisa,y se cae un cubilón de basura,de esos enormes,delante mía.Genial.Cuando voy a rodearlo,sale un bicho peludo de dentro .
-¿Pero que...?-resbalo y me caigo de culo-¡Joder!
Intento levantarme,pero me es imposible.Los bichos no tienen ojos rojos ¿no?.
Me levanto como puedo,pero me agarra de la pierna.Grito.
-¡Suéltame!¡Que alguien me ayude!-intento desprenderme de su mano,pero su mano garra,pero me araña.No puedo ni hablar.¿Voy a morir?
Se levanta(sigue sujetado a mi pie)y me mira.Es un chaval,de ojos rojos,y peludo,muy peludo.Grito,pero sólo consigo que no llegue lejos mi grito de auxilio.
Estoy muerta.Me ha mordido.He muerto.Puede que me encuentren con una mordedora en el cuello,o desangrada,o en algún contenedor frío y asqueroso.

4 feb. 2012

8-Sueños

Cuando tenía 13 años empecé a leer libros sobre vampiros y ángeles.Me gustaba.Empecé a leer y a leer hasta que me leí los libros más imprescindibles.Sabía muchas cosas,no lo dudaba,pero siempre me gustaron más los ángeles.Esos seres alados capaces de amar,y de hacer cualquier cosa con tal de proteger a sus seres queridos,y mi parte favorita,era cuando volaban con ellos.Era precioso.Pero pasado  un tiempo,dejé de tener esperanzas de encontrar a mi alma gemela,alguien que me entendiera,y perdí el don de creer.Dejé de creer que los ángeles existían,y que estábamos en el mundo por algún motivo.Lo olvidé todo,y lo odié todo.Así que ver aquí a un tío,que me diga que es mi ángel de la guarda,no es que me haga mucha gracia.
-Si ya claro-y empecé a reirme.Era una risa falsa,de esas que te quedas pockerface con cara de¨y a este que le pasa¨pues eso,que me seguí riendo,hasta que me dolió el cuerpo.
-¿Estás bien?-se acercó e intentó ayudarme a incorporarme,porque estaba doblada por la mitad,pero me alejé.
-No,me dices que eres mi ángel de la guarda,¿como iba a estarlo?,me estas tomando el pelo-le miré con cara asesina.
-Como si no tuviera cosas mejores que hacer-frunce el ceño-en el día en que acepté este puesto.
Le miro confundida.
-Me voy a dormir-me levanto y enciendo la lamparita-¿oye y vosotros dormís?
-Solo un poco,pero ahora tengo sueño,¿no tienes un pijama de esos para mi?-señala mi ropa.
-Pues no lo sé,voy a mirar-fui al cuarto de mis padres y me puse a buscar en los cajones hasta que encontré un pijama descolorido y gris,también cogí ropa interior.Mi padre lleva años con la misma estatura,así que la ropa que tenía cuanto yo nací,es la misma que ahora,salvo por ropa nueva que se compra.Nunca la tira,según el (la vieja)porque le trae recuerdos,aunque esta ropa le esté u poco corta.Cuando volví a mi cuarto lo pillé sin camiseta.Esto parecía una de esas pelis en las que el tío se quita la ropa,y mientras la tía se queda ligerita de ropa,y bueno,uno supone como acaba la cosa.Pero yo no era esa chica,y el tal Gracial era un ser puro,un ángel,así que le dí la ropa y me metí en la cama.
-Oye puedes dormir en el sillón-se lo señalo.Era de color blanco,y tenía reposapiés.Suerte que tenía a juego,una manta escocesa.
-Mmm,paso,prefiero dormir en la cama-se pone la camiseta del pijama.
-Si claro y yo soy Hermanitas de la Caridad.Ni lo sueñes-aparto la vista y me meto más en la cama-o sillón o suelo,tú eliges.
Oigo como suspirando se acuesta en el sillón.
-Si luego me levanto con dolor de espalda,será tu culpa-me avisa.
-Me da igual-le digo como si no tuviese corazón,hasta yo me impresiono-yo no he pedido nada de esto.
Apago la luz,e intento dormirme.Genial,ahora me siento culpable.No es culpa mía,no es mi culpa que me pase todo esto,y que aparezca de la nada un tío desnudo con alas blancas,que me diga que es mi ángel de la guarda y bla bla bla.Intento dormirme y pensar que esto solo es un sueño y que nada es real no ayuda mucho que digamos.Es el peor día de mi vida,aparte del día que por primera vez un niño me dijo en toda mi cara que era un monstruo y que si me seguía mirando se quedaría ciego,y cuando me caí al pozo.Suerte que conocí a Jane y a las demás.Sin ellas no sé que sería de mi.Creo que a veces el destino se porta bien contigo.Estuve pensando tanto rato,que cuando quise darme cuenta,me había dormido.


Estaba en un mar.Estaba vestida con un vestido antiguo y ceñido,de esos que se ponían antiguamente los nobles.También llevaba corsé.Me había caído del barco,y casi no podía respirar.Lentamente me sumergía dentro del agua.Tenía miedo,y no sólo porque me estaba ahogando,sino porque estaba oscuro,y yo temía a la oscuridad.Por mucho que moviese los brazos y las piernas,no podía subir hacia arriba,hasta que por fin,pude dejar de hundirme,aunque nadar de lado,no es lo mejor que digamos.Me quité el vestido y el corsé que me impedía respirar,y me quedé en ropa interior.Iba yo nadando,cuando de repente vi una luz,muy brillante,que venía hacia mí.No sabía por que,pero tenía que ir a esa luz,porque creía que allí estaría a salvo,y porque quería que me envolviese y protegiese con su haz de luz.
Conforme me iba acercando,más me iba pareciendo que algo no encajaba,pero cuando me quise dar cuenta,y darme la vuelta,ya era tarde.
-Hola Kathy-la luz había pasado a ser Álex,que me cogía de la cintura,y me llevaba nadando a lo más profundo.Me sonrió y me empujó-Adios Kathy,dulces sueños.
Tenía miedo,volvía a ahogarme,y no sólo eso,el agua por primera vez empezaba a llenarme los pulmones,y por mucho que me resistiera,seguía ahogándome.
Cerré los ojos e intenté calmarme,no conseguía nada con eso.Cuando los volví a abrir,ya no estaba en el mar,sino en una habitación enorme y llena de espejos.Estaba vestida con un camisón blanco,y de fondo sonaba música clásica.Iba descalza.Miré alrededor,y de repente,los espejos se abrieron y en el interior,había una sala llena de gente.Cuando entré los espejos se cerraron tras de mi.O debería decir puertas.Lentamente bajé las escaleras que daban a la sala donde todo el mundo reía,bailaba y charlaba.Ahora mi camisón se había convertido en el vestido que llevaba al principio,con el corsé.Era de color dorado,con dibujos de flores como parte del vestido.Parecía un cuadro.Mi cabello estaba cubierto por una peluca de color blanco.La peluca tenía un moño,y de este salían tirabuzones gordos.Llevaba medias y zapatos antiguos,de color dorado,sencillos,y una máscara me cubría sólo los ojos.Era sencilla,de color dorada también.Normal.¨Sólo es un sueño¨me dije a mi misma.Me dirigí al centro de la sala,donde unos cuantos hombres,de mi edad,charlaban.El que estaba de espaldas se dió la vuelta.Lleva un traje negro.Iba muy apuesto.Era Álex.Me sonrió mientras hacía una reverencia.Se la devolví.Me agarró de la mano enguantada y me condució,bailando,hacia un sitio donde había una fuente.En ella había un hombre con cuernos y alas grandes,bailando con una mujer elegante,que tenía alas en la espalda.Era precioso.Todo de mármol.
-Te quiero-me susurró Álex,y me dió un beso en el cuello-pero debes elegir.
Me dió la vuelta,soltándome y me encontré con Graciel.Llevaba un traje blanco,y una rosa roja en la mano.Me agarró por la cintura,y nos pusimos a dar vueltas.La rosa me hacía daño.
Me dió un beso en la frente.
-Elige-y de repente la música cesó y toda la gente se paró de golpe.Estaban cubiertos de sombras.
Me quedé en medio de la sala,y a mi izquierda apareció Álex con una rosa blanca en la mano.Y a mi derecha Graciel,con la rosa roja.
-Elige-me dijeron a la vez.
-Elige-me dijo la gente.
-Yo...-tartamudeé-no lo sé.Me caí al suelo,y cuando me toqué la espalda,ví que mis dedos estaban llenos de sangre.
-Si no eliges morirás-me dijo Graciel con una voz triste y atormentada-elige.
-¡No lo sé!-grité-¡No lo sé!-me dieron ganas de llorar,y eso hice.No sé por qué.
Me tachareis de tonta,pero de verdad que no era dueña de mi cuerpo,ni siquiera de lo que decía.Era como estar dentro de mí,pero no controlarme.
Todo se volvió oscuro.Quizá porque de repente las velas se apagaron,o quizá porque en ese momento,mi espírito dejaba mi cuerpo.


GRACIEL:Cuando me acerqué a su cuerpo,ya era tarde.Estaba muerta.Y no podía hacer nada para evitarlo.Le quité la peluca y la máscara,y besé sus fríos labios.Ya nada importaba.Estaba muerta.La envolví con mis alas,y la acurruqué contra mi cuerpo,esperando que quizá así volviese a la vida.Mentira.Todo era mentira.Su vida,mi vida.Todo.Todo.


Me levanté envuelta en sudor,y fría como una muerta.Que sueño más rar.Pero parecía tan real...
Observé a Graciel,que estaba durmiendo a pata suelta en el sillón.Qué suerte tenían algunos.
Decidí que no me iba a quedar ni un minuto más en ese cuarto.Miré el reloj despertador.Ya iba a amanecer.
Salté salí de la cama y me puse un jersey de cuello alto,de color márfil,y unos pantalones vaqueros.Salí del cuarto con las zapatillas de andar por casa,eran unos burros sonriendo.Me los regaló Jane por navidad.Hay veces en las que estoy muy melosa,y es cuando pienso que tengo mucha suerte de haber conocido a Jane,y de que pase lo que pase,siempre será mi mejor amiga.Y de que la quiero mucho.Subo las escaleras en dirección a la terraza,y me agarro fuerte a la barandilla,como si me llevara la vida en ello.Es precioso.Me encanta.Mientras el sol sale,me da un bajón.Uno de esos que te dan cuando de vez en cuando estas muy feliz,y de repente piensas en tu vida,en las cosas tristes que te han pasado,y te caes al hoyo.Pues eso.Andaba yo pensando en que toda mi vida le he cerrado mi corazón a los tíos(y con razón)y que siempre ha sido mi mente contra mi corazón.Y aunque en el fondo dijera que estaba muy bien,en el fondo sabía que me engañaba.Porque,a pesar de tener gente que me quiere,en el fondo me siento muy sola en el mundo.Lo que me pasó cuando vi a Graciel,sólo ha sido un bajón.Al fin y al cabo el amor sólo crea problemas.Estoy mejor sola.
-Es precioso-dice Graciel.
Me sobresalto,¡PARA NO ASUSTARSE SI ME VIENE COMO UN FANTASMA!
-¿Te he asustado?-¿se ríe en mi cara?
-Me asustas y encima te ríes-le miro con mala leche-perfecto.
Me vuelvo al amanecer enfadada.
-Perdón-se colocó al lado mía con una elegancia que sólo los seres perfectos como el pueden poseer.Genial.No me gustan las cosas perfectas,¿o sí?-¿cómo as dormido?.
-Fatal,he tenido una pesadilla-sólo de recordarlo me dan escalofríos.
-Extraño-me mira con una intensidad que me abruma-tienes cara de ser de las que no las suelen tener.
-Ya claro,pues Dios se habrá puesto en mi contra-me meto dentro.No quiero oir nada más.Además,mis padres estarían aquí pronto y no podían verme con él.Bajo a servir el desayuno.Cereales con leche y cola-cao,zumo de naranja,y dos tostadas de mermelada de fresa.
-¿Te ayudo?-se coloca al lado mía y llena el otro bol de leche.
-Vale.Oye ¿tú eres invisibles o algo?,porque mis padres y mi hermana estarán aquí en cualquier momento.
Se me queda mirando.
-Es verdad.Tengo que hacer algo,dame las manos y súbete las mangas de la camiseta-me ordena.
Me lo quedo mirando.
-Vengaaaa-me mete prisa.
Hago lo que me dice,y en vez de cogerme las manos,me coge las muñecas.Tiene una piel suave y sin imperfecciones.
Cierra los ojos y de repente siento un cosquilleo.Por mi brazo aparecen una serie de tatuajes de color dorado.Parecen flores,con pájaros posados en unas especies de ramas,que unen todas las flores.
-Así ya,definitivamente,soy tu ángel de la guarda.Lo que estos tatuajes hacen es que hagan que sólo tu puedas verme,además de que cuando haya problemas y yo no esté,sepa si estás bien o no-me sonríe-y ahora a desayunar.
Comemos tranquilamente,recogemos la mesa,y vemos la tele hasta que llega mi familia.
-Hermanitaaaaaaaaaaaaaaaaaa-Sophie es de lo que no hay-ya hemos llegadooooo.
Entra como una exalación en el salón y me d un abrazo que me deja sin respiración-y adivina a quien nos hemos encontrado en la entrada,a tu novio.
-Yo no tengo novio-miro a mamá y a papá,que aprovechan para darme besos.
-Hola Kathy-entra por la puerta...Álex,no me lo puedo creer-he venido para que ensayemos lo de la función de teatro.
Me lo quedo mirando,porque,lo más raro,es que mientras decía esto,sonreía,y no me miraba a mí,ni a mi hermana,ni a mis padres,ni a un perro que había entrado por arte de magia,sino que miraba a Graciel.
Le miré con cara de pánico,¿cómo era posible?,si tenía el hechizo,pero claro,el estaba demasiado entretenido devolviéndole la mirada a Álex.
-Me mereces una explicación-le digo en voz baja.A no ser que...
Me pongo a recordar como una loca todas las conversaciones que he mantenido con Graciel.En una había dicho:¨sólo tú y los de mi raza(ángeles y demonios)podéis verme.
¿Entonces Álex era un ángel?No podía ser.
Pero por la risa diabólica que tenía,supe que era mentira.Que no era un ángel,sino un demonio,y que los dos habían venido casi a la vez,y se habían metido en mi vida a la vez,por alguna razón,y esa razón tenía que ver conmigo.